Entre medias

Mi punto de (nueva) partida es muy sencillo: estoy absolutamente convencido de que una especie que desoye sistemáticamente a la mitad aproximada de sus individuos será muy difícil que supere con solvencia los desafíos que vaya a encontrar en su camino.

Anuncios

imagen_291

Llevo ya varios años tratando de quitarme de encima el peso de un contexto cultural machista, al que me ha costado muchos años identificar y reconocer como realmente dañino, no sólo para los mujeres, que son quienes más lo sufren, por supuesto, sino también para los hombres. Me siento como si me hubieran criado dentro de una secta, convencido de que me comportaba a la perfección según las reglas, y hubiera tardado más de cuarenta años en salir de ella. Es todavía reciente y creo que, de todos modos, siempre tendré resabios de esa crianza machista de la que no hemos podido escapar casi nadie de nuestra generación o de las anteriores.

¿Por qué preocuparme ahora por dejar de ser algo con lo que he podido vivir mal que bien durante la mayor parte de mi existencia? ¿Por qué alterar mis convicciones, mis actitudes y mi forma de actuar justo ahora que se supone que he entrado en la madurez, es decir, que ya no soy víctima de los juicios precipitados, de las modas o de los miedos? Mi punto de (nueva) partida es muy sencillo: estoy absolutamente convencido de que una especie que desoye sistemáticamente a la mitad aproximada de sus individuos será muy difícil que supere con solvencia los desafíos que vaya a encontrar en su camino.

Más aún, si los hombres no somos capaces de escuchar a las mujeres, de atender los temores, dolores, maltratos o injusticias que les infligimos, cómo vamos a ser capaces de prestar atención a otras “minorías” como puedan ser los ecologistas que nos piden responder al cambio climático, o a quienes pasan hambre o huyen del terror. Por no hablar de quienes viven bajo el umbral de pobreza, quienes son víctima del acoso en todas sus variantes o de los marginados por su identidad sexual entre tantas y tantas comunidades cuyo peso demográfico está muy alejado del de los más de 3600 millones de mujeres que habitan el planeta.

3600 millones a los que literalmente no hacemos mucho caso. Aunque difícilmente somos capaces de reconocerlo en público, y mucho menos de reconocer que somos parte del problema, porque ni siquiera contemplamos la posibilidad de ser parte de la solución. La reacción más habitual con la que me encuentro cuando propongo en una conversación que los hombres nos atrevamos a reconocer que el machismo nos perjudica también a nosotros, es de cierta incredulidad, de rechazo sin fisuras. Eso serán otros, me dicen, para acto seguido entrar en distintos niveles de distracción, el más habitual entre los “no machistas”, el de reclamar un mundo igualado por los méritos de cada cual.

El razonamiento es de nuevo bien sencillo, ¿de qué nos defendemos tanto? ¿por qué nos sentimos atacados cada vez que una mujer reclama aquello a lo que las democracias occidentales hemos dicho que tiene derecho? ¿por qué nos colocamos en la posición de víctimas de algo que no es contra nosotros? ¿acaso los derechos tienen un volumen fijo que suponga que cuando una persona aumenta los suyos otra tenga que disminuirlos? ¿dónde se ha visto algo así?

Sólo en un tipo de lucha, la lucha por el poder. Basta esa reacción, esa negación cabezota y contumaz, para entender que en el fondo el hombre es muy consciente de que disfruta de un poder ilegítimo, al que presuponemos una fecha de caducidad, como creemos que les ha ocurrido a todos los poderes ilegítimos que hemos visto caer a lo largo de la Historia (otros persisten como estructura polimorfa). Y nos resistimos a entregarlo con todas las armas a nuestro alcance. Es evidente que ningún poder se entrega sin resistencia, y mucho menos el que detentamos sin habérnoslo ganado.

Atrapados por su pasado

Nostalgia vendría a ser por su etimología un dolor (algios) por el regreso (nostos). Es un término inédito hasta 1688, cuando un médico suizo, Johannes Hofer, lo usa para describir una enfermedad de la que un paciente se recuperó inexplicablemente al regresar a su hogar. El buen doctor apenas podía vislumbrar que más de tres siglos después el mundo sufriría una epidemia de Nostalgia sin precedentes.

¿Por qué sin precedentes? Incluso en época arcaica, cuando nuestro tiempo pasado había sido tan corto que apenas se podía llamar así, hubo ya poetas, líderes o filósofos que alababan a las generaciones anteriores a la suya. Desde entonces y hasta hoy, nuestros abuelos siempre han sido recordados como  mejores y más sabios. Pero creo que estaremos todos de acuerdo en que este culto al pasado quizás nos haya desbordado. ¿Soy yo o miremos a donde miremos siempre hay algo que parece rendir tributo a algún icono de la segunda mitad del siglo XX? Me cuesta imaginar a mis padres yendo en cualquier momento de su vida a comprar muebles vintage. ¡¡¡Si ellos mismos ya son vintage!!! No, estoy bastante seguro de que somos nosotros, mi generación de “babyboomers” (con extensión a la equis siguiente) los que estamos enredados en un eterno retorno a nuestro ciclo vital.

¿Por qué ahora? ¿Por qué nosotros? ¿Por qué esta pregunta debiera importarle a nadie? Tal vez porque intuyo que comprender las razones para este “zeitgeist” nostálgico puede que nos ayude a dar pasos hacia el futuro sin tanto recelo, con ganas de innovar, de disfrutar cambiando el mundo y, con un poco de habilidad, para mejor.

Parte de la respuesta quizás sea que somos la primera generación de niños felices de la historia de Occidente. ¿Suena exagerado? ¿Acaso los niños de cualquier generación no son felices siempre? Pues sí, y pues no. La nuestra, la de los sesenta, es la primera generación de chicos sin batalla, quiero decir dentro de las fronteras de nuestros países, y espero que no se malinterprete esto como cinismo, que no lo es. Es más, somos los primeros que hemos visto envejecer y morir plácidamente a la mayoría de nuestros familiares. La primera generación, en fin, que no puede recordar el sonido de las armas en las calles donde jugó. Para nosotros cualquier pasado fue mejor de verdad. No es extraño que nos regodeemos en él.

De todos modos, como parece que está comprobado que nuestros recuerdos están compuestos más de imaginación que de datos objetivos, al final importa poco si fuimos niños felices o no tanto como lo felices que nos recordemos. Y aquí es donde otro factor desempeña un rol esencial, porque somos también la primera generación televisada, y la primera grabada en vídeo además. No necesitamos echar mano de cuadros o fotografías para rememorar nuestra vida; la tenemos en película y, gracias a la proliferación de los canales de tv de bajo presupuesto, la tenemos diariamente a la vista. Atendiendo a la oferta audiovisual podríamos estar viviendo en cualquier momento indeterminado entre 1960 y 1999. Cuando Einstein dijo que la única razón para el Tiempo era el que nada sucediera simultáneamente, estaba infravalorando la fuerza de la televisión por cable.

Felices recuerdos depositados en nuestros salones 24 horas al día, siete días a la semana. Si le añadimos una profunda crisis del modelo económico, ya tenemos la tormenta perfecta. Millones de cincuentones sollozando por aquellos maravillosos años y peleando para que no mueran nunca. Tal vez porque todas las peleas que merecían la pena ya se libraron y, por lo menos aparentemente, se ganaron: igualdad, democracia, educación universal… Claro que ninguna de estas victorias está realmente conseguida, pero al menos son derechos oficialmente reconocidos en cualquier país civilizado. Por otro lado, nuestra generación lo último que quiere es prender una mecha, por importante que sea la causa. En esa tesitura está claro que preferimos hacer millones de clics antes que un solo bang.

De hecho estamos tan a gusto sin provocar cambios que incluso estamos entrando en el futuro de espaldas, aferrados al pasado. Todo este contexto nostálgico está sirviendo de base para que un montón de viejos clichés regresen con energías renovadas, ya sea el Brexit, los slogans comunistas reacondicionados de la Europa meridional o los ultraconservadores y nazionalistas de Francia, Austria, Holanda… Y por supuesto el América First a lomos de toda una declaración nostálgica por ser grandes otra vez.

Es el triunfo momentáneo del Miedo al Futuro. El “por favor, no me empujes” que implora una generación (malcriada) que ha vivido feliz durante décadas, una generación que no entiende por qué la han enviado al banquillo mucho antes del final del partido.

La pregunta ahora es si podemos permitirnos el lujo de perder toda la experiencia de esa última generación analógica. ¿Podemos prescindir de tanta gente durante los próximos treinta años? ¿Relegarles a un lugar en el que lo único que harán será resistirse a los cambios?

Prefiero pensar que hay mucho más que ganar si dedicamos el tiempo y los recursos suficientes a recuperar a todos los damnificados y les incorporamos como parte de los nuevos proyectos. Es el momento de apagar los televisores cuando emiten cualquier programa de revival, dejar de ir a los cines a ver el enésimo remake de una franquicia, de evitar los regalos vintage, las caligrafías “old style” en los escaparates y las pizarras de los restaurantes, de engolosinarnos día sí, día también con una infancia idealizada. Principalmente porque no podemos sostener el peso muerto de una porción tan grande de nuestra sociedad enferma de nostalgia. Así no hay quien haga un futuro decente.

(publicado originalmente en inglés en https://www.crewators.com/news/2017/3/9/a-pain-in-the-past)