Todos los santos

Reflexionemos hasta qué punto nos perjudica abrir una brecha demasiado grande en vez de -mientras hacemos nuestra carrera- cuidarnos de mirar de vez en cuando cómo andan de fuerzas los demás, y tratar de ayudar a que nadie quede tan descolgado como para que nuestra brillantez se vea más apagada de lo que merecería.

Pienso estos días una vez más en el Tour, en la Vuelta, así, con la inicial en mayúscula, porque no me refiero a este Día de la marmota pandémica que celebramos ya cada semana sino a las grandes carreras ciclistas por etapas que marcaron mi infancia boomer. En ellas había dos etapas raras, distintas a las demás, que los fans de Ocaña, Fuentes, Perico o Induráin (he dicho que era boomer ¿no?) veíamos con cierta desconfianza, como si estuvieran dispuestas para restarle segundos a nuestros aguerridos y solitarios trepamontañas. Eran las temibles contrarreloj por equipos, un invento sin duda afrancesado, extranjerizante y antiespañol que tenía como evidente y único objetivo el mantener el corazón de los espectadores españoles en un puño mientras veíamos como los veloces equipos flamencos o valones abanicaban la carretera como un solo organismo miriópodo.

Vuelvo hoy a recordar aquello, como en tantas ocasiones, cada vez que me han preguntado por una estrategia para la transformación colectiva (del tipo que sea). En la contrarreloj por equipos el tiempo no lo marca el primer ciclista que cruza la meta; es el quinto en llegar el que detiene el cronómetro del juez. La estrategia a seguir, por tanto, no está en función del corredor más potente sino del aporte del corredor más débil. Contra lo que podamos pensar, es mucho más productivo, eficiente, beneficioso para el conjunto, adaptar la velocidad del equipo para que el quinto no se descuelgue, porque si pierde el contacto con el grupo de cabeza sus probabilidades para recuperar la diferencia perdida disminuyen exponencialmente con la distancia.

Escucho con demasiada frecuencia que los lentos o los torpes no pueden retrasar la velocidad de la compañía, de la sociedad, de la organización que sea, poniendo el foco en el desempeño del más débil o el más agotado, sobre el que, además, se añade el lastre de la culpa. Se nos olvida que alguien al que el grupo abandona a su suerte tendrá que esforzarse el doble para recortar la distancia, pero sobre todo se nos olvida que tendrá que hacerlo con la sobrecarga de rabia, rencor y tentación de mandar a la mierda el objetivo general de ese equipo que le ha dejado atrás.

Perdemos de vista, además, todo lo que perdemos. Perdemos lo que ese corredor menos veloz nos puede dar en otros momentos de la carrera, cuando sean necesarias otro tipo de cualidades. Ya se sabe, los sprinter y los escaladores no son de la misma raza. Y perdemos algo más importante, la cohesión del grupo a futuro. No es raro que el insulto favorito de Trump sea el de “perdedor” (loser). Lo entrenó bien durante su paso por la televisión y le sirvió para darse cuenta de que había millones de ciudadanos de su país que estaban deseando ganar por primera vez en su vida y poder llamar losers a los “triunfadores” de las décadas anteriores, aunque ellos mismos no notaran ninguna mejoría en sus vidas cotidianas.

No defiendo, ni mucho menos, la subvención del vago, ni que nos acomodemos al ritmo de quienes fingen esfuerzo pero levantan el remo, dejando que sean los demás los que impulsen la canoa. Sí defiendo que reflexionemos hasta qué punto nos perjudica abrir una brecha demasiado grande en vez de -mientras hacemos nuestra carrera- cuidarnos de mirar de vez en cuando cómo andan de fuerzas los demás, y tratar de ayudar a que nadie quede tan descolgado como para que nuestra brillantez se vea más apagada de lo que merecería.

El valor de una sociedad, de un país, de una empresa, no lo marca el alumno más brillante, sino el resultado del último de la fila. Ahora que todo el mundo se fija en los países asiáticos, de la manera que sea, tal vez su ventaja en los últimos tiempos haya sido la de ser capaces de desplegar una velocidad de crucero mucho más uniforme que la de sus competidores. Como le gusta repetir a mi amigo y socio Alberto Blanco, la fuerza del lobo está en la manada. No es por casualidad el que los motores del progreso occidental se hayan basado en ese espíritu de “comunidad” que se respiraba por igual a ambos lados del atlántico, ya fuera el we, the people o el dem volke.

(publicado originalmente en LinkedIn el 31.10.2020)

El blues del autobús

¿Cómo comportarse en medio de una crisis? A la vista está que la respuesta nunca es fácil ni mucho menos sencilla. Pero quizás si reducimos la escala a una pequeña crisis de la vida cotidiana nos resulte algo más fácil entender por qué en ocasiones la opción más deseable puede ser la menos eficaz o la más alejada de la realidad. Una pequeña reflexión sobre equilibrio, caídas, cohesión social y… lo que el lector considere.

Cuando Lord Acton acuñó su célebre sentencia (“el poder tiende a corromperse y el poder absoluto se corrompe absolutamente”), allá por 1887, no solo estaba resumiendo ejemplarmente cualquier movimiento político o económico de los siglos pasados y las décadas por venir; ni tampoco vaticinando lo que sería el lema de los porteros de discotecas y otros cancerberos con gorra de plato. Estaba simplemente trasladando al plano social la primera ley de Newton, la ley de la inercia, esa que dice que todo tiende a mantenerse estático o moviéndose en la misma dirección hasta que algo o bien lo impulsa o bien lo detiene o desvía.

De este modo, venía a decir, sin que el propio Lord pudiera todavía usar esas palabras, que somos antes hijos del Big Bang que de Adán, que somos antes física que química, más obedientes a la fuerza de la gravedad que a la neurosis. Y que así seguiremos, mal que nos pese, porque Newton, recordemos, emitía sus leyes a hombros de gigantes, y eso nunca se puede tomar a la ligera.

Es lo que tienen las revoluciones que en el mundo han sido; que han provocado un cambio de marcha tan brusco que los ocupantes del vehículo han reaccionado de manera muy dispar. Pensemos en un autobús en el que hay ocupantes sentados, otros de pie, aferrados a la barra, otros bien plantados sobre sus pies, y otros que se mantienen estables mientras el autobús circula a una velocidad “de crucero”, es decir constante y regular.

De pronto, el autobús hace uno de esos parones seguido de acelerón que muchos hemos experimentado en primera persona, cuando la caja de cambios rasca y el motor muge. Los pasajeros sentados se inclinarán bruscamente, primero hacia delante, luego hacia atrás, pero seguirán en el mismo sitio. Los que iban de pie y afirmados tanto sobre sus pies como con su brazo, notarán el tirón con fuerza en este, y también que la mitad de su cuerpo se flexiona y endereza para compensar el vaivén. Los que no estaban bien plantados se verán desplazados en una carrerita ridícula hasta alcanzar el primer asidero que tengan a mano, al que se agarrarán con fuerza, sin importarles si le atenazan la mano a otro pasajero o si son ellos los que sufren algún manotazo. Por último, algunos llegarán a trastabillar e incluso caer al suelo, con mejor o peor pronóstico según la edad y el reumatismo de cada uno.

Hasta ahí, la física, es decir, el principio de acción y reacción de los cuerpos. Dos segundos después, entra en juego la neuroquímica, es decir el principio de acción y reacción de las almas. De entre los sentados nace un murmullo de imprecaciones que se disimula con el ruido del motor; las quejas de los “agarrados” son algo más notorias, pero breves, entretenidas como están las mentes en conseguir que sus anclajes no se suelten; y finalmente los “derrumbados” emiten quejas y gritos, y algunos llantos y amenazas al conductor también.

O lo que es lo mismo, la revolución en el carril bus, que no solo se limita a un vehículo. En otros que circularan muy pegados al anterior es muy probable que se haya replicado el efecto, aunque seguramente atenuado cuanto mayor fuera la distancia con el primer autobús.

En pleno frenazo y acelerón del autobús digitalizador, los ocupantes -individuos, empresas, sectores sociales, países…- revelan la solidez o la inestabilidad de sus fundamentos. Las quejas más sonoras llegan, seguramente, de quienes estaban peor plantados. Tampoco a estos se les puede achacar toda la responsabilidad; posiblemente muchos se habrán subido cuando todos los asientos estaban ya ocupados y tal vez prefirieron no juntarse demasiado con quienes estaban ya agarrados a la barra. Sin embargo, en general, los que viajaban sin asirse a ningún punto de apoyo, algunos incluso distraídamente, mirando el móvil o de espaldas al sentido de la marcha, habrán pecado de una confianza excesiva -que en la caída se revelará como imprudencia- en el conductor, en el tráfico y en sus propias fuerzas o habilidades para mantener el equilibrio.

A qué las quejas, pensarán los que ya estaban aposentados en su silla, o los que han sacrificado una de sus manos en previsión de momentos y movimientos más bruscos. Si hubieran sido algo más previsores no se habrían caído. Si hubieran visto que el autobús ya estaba ocupado y no quedaban sitios seguros, por qué no han esperado al siguiente. Es fácil decirlo a posteriori, pero la verdad es que esas reflexiones llegan -si es que llegan- cuando ya estamos subidos al autobús y en marcha.

¿Se pueden evitar las caídas, las quejas, las comparaciones, las amenazas y las burlas? Es posible. Una forma de hacerlo es llenando el autobús de gente hasta los topes, hasta que no quepa un alfiler. De este modo, la física nos vuelve a ayudar. Cuando, como sardinas enlatadas, reaccionamos al frenazo y al brusco arranque como un solo cuerpo, cuando todos los demás impiden que nos caigamos y nosotros, a nuestra vez, servimos de soporte atenuante al movimiento de los demás. Es entonces cuando el impacto se distribuye entre todos los elementos por igual, cuando nos miramos los unos a los otros y sonreímos pensando “caray, vaya viajecito”, pero con la tranquilidad de que no nos veremos -ni nosotros ni nuestros acompañantes ocasionales- rodando por el suelo del autobús a las primeras de cambio.

Es una solución válida para esos parones y acelerones que podríamos llamar corrientes, los que cabe esperar en un trayecto con el suficiente recorrido. Pero si en vez de un frenazo incómodo lo que sucede es una parada en seco provocada por un choque o un accidente, entonces esa masa casi compacta se vuelve en nuestra contra, causando el aplastamiento por los extremos. Lo que parecía una buena estrategia de protección se convierte en un remedio peor que el mal que se quería evitar.

Cabría otra respuesta (más de una, seguramente); la de pensar que el carril por el que avanzamos en realidad solo es uno de los caminos posibles por los que avanzar, pero no el único; la de saltarse la divisoria y trazar un camino diferente, sin hacer caso del dibujo señalizado en el asfalto. Hace falta un conductor sagaz, eso sí, que sea capaz de manejarse en un entorno abierto, con una mirada más amplia que la que le servía en su recorrido encarrilado. Seguramente es una decisión que el conductor por sí solo no se atreva a tomar, pero quizás lo haga si cuenta con la colaboración de los pasajeros que, al fin y al cabo, son -somos- los primeros interesados en seguir nuestro viaje sin arriesgar nuestro pellejo.

En todo caso, lo que no muestra tener demasiado sentido es pensar que pueda llegar a haber tantos autobuses como para que todo el mundo encuentre un sitio en el que sentarse. A la vista está que hay demasiada gente esperando en la calle.

(artículo publicado originalmente en LinkedIn el 01.10.2020)

(foto: ina carolino on unsplash)

El elefante en el aula

Todos los lamentos de los últimos años en torno a la educación de nuestros hijos se resumen en que no sabíamos para qué mundo les estábamos educando. Simplemente porque no sabíamos hacia qué mundo nos queremos dirigir. Sin horizonte no hay estrategia ni mucho menos opciones de camino.

El gran colapso del que no se habla es el del sistema educativo. El covid19 nos ha abierto los ojos a la caída de nuestro sistema de garantías sociales por un lado evidente, el de la sanidad recortada, que ha dejado sin protección fundamentalmente a esa tercera edad que todos pretendíamos alcanzar con tranquilidad, con seguridad. Pero ha caído también por otro lado menos visible, el de la primera edad. Así, la población activa -o lo que queda de ella- miramos a un lado y otro de nuestro pasado y futuro sin comprender qué diablos nos ha ocurrido. En solo dos meses hemos descubierto no solo que el rey iba desnudo sino además completamente parcheado de prótesis para disimular sus muchas cojeras.

Si la única respuesta que somos capaces de articular es la de planificar distintos protocolos y escenarios de asistencia y distanciamiento de los alumnos para seguir “yendo” a clase, mal andamos. La primera pandemia global conduce indefectiblemente a un replanteamiento global de la sociedad, y solo se puede decir que ya era hora. Todos los lamentos de los últimos años en torno a la educación de nuestros hijos se resumen en que no sabíamos para qué mundo les estábamos educando. Simplemente porque no sabíamos hacia qué mundo nos queremos dirigir. Sin horizonte no hay estrategia ni mucho menos opciones de camino.

La sociedad de consumo fue perfilando la escuela por un lado como un confinamiento seguro de niños y jóvenes, aislados de las tareas y responsabilidades de los mayores, a diferencia de lo que ocurría en un pasado no muy lejano. Por otro, se fue desarrollando hasta sus últimas consecuencias el considerar la educación como una preparación para la carrera laboral, una taylorización de la formación en la que cada fase del aprendizaje solo tiene sentido si es útil para la siguiente etapa, abundando en un cortoplacismo que retrata a las sociedades capitalistas occidentales del último siglo.

¿Para qué sirve educar (es decir, conducir) si no se sabe el destino de la nave? Mientras acudimos apresurados a cortar las vías de agua se nos olvida que un barco a la deriva vale tanto como uno hundido. Metidos en la faena de reformar por causa de fuerza mayor el modelo educativo, ¿por qué no dedicar un poco de tiempo a pensar para qué mundo educamos? De paso es muy probable que consigamos no solo reeducarnos también nosotros sino llegar a crear esa nueva narrativa (ese nuevo mito, que diría Yuvari) que tanto se echa en falta.

(publicado originalmente en LinkedIn el 29.04.2020)